ir a la portada de ELPajarito.es

La transparencia en Podemos Región de Murcia

Maite Lucerga

El balance del trabajo permite la autocrítica y la generación de propuestas para solventar los fallos. En estos días en que se celebra la II Asamblea Ciudadana de Podemos en la región hemos estado asistiendo a debates muy clarificadores. En todos ellos la presencia de las personas que ahora dirigen el partido ha sido constante, no pudiendo decir lo mismo de quienes presentan candidaturas alternativas. En estos debates hemos podido comprobar la solvencia del trabajo que ha permitido a Podemos ser la única alternativa real al PP en la Región.

Pero no todas las personas que son aún consejeras y hasta el lunes a mediodía que están abiertas las votaciones, están exponiendo el trabajo que como tales han debido estar haciendo durante estos dos últimos años. La rendición de cuentas que todas las candidaturas están poniendo como algo necesario de primer orden adolece de credibilidad si quienes la abanderan no la ejercen. No se trata de fustigarnos, se trata de aceptar las normas que nos hemos dado y que unas cumplen y otras no.

Una Asamblea Ciudadana tiene esa premisa, en mi opinión no se trata de cambiar lo que se hace bien, sino de mejorar lo que no se ha hecho mejor. Hay que reforzar trabajos, como por ejemplo la participación femenina para que nunca más haya que ampliar plazos por falta de participación de las mujeres. Una autocrítica sobre este tema es tan necesaria como las propuestas alternativas al trabajo que se está haciendo y que a todas luces es deficitario.

Un partido como Podemos con tan poco tiempo de existencia se merece la continuidad para reforzar y poner en práctica las nuevas propuestas que se generan sobre el análisis certero de la realidad, no sobre ilusiones que la deforman, lo que conlleva plantear soluciones equivocadas, claro.

No valen las soflamas vacías de contenido claro, ya no estamos en el primer Podemos que se presentó a las europeas con cinco puntos básicos que tras este tiempo han tenido que ir desarrollándose al milímetro para dar contenido práctico que le permitan credibilidad; ya no estamos en los círculos donde vas a opinar y a escuchar al que más grita o al que más veces interviene, sino que estamos en los círculos barriales o temáticos en los que vas a aportar para mejorar y dar contenido práctico para que se anime la participación de las personas que han decidido ejercer política hartas de delegar en quienes hasta ahora nos han hecho las políticas que nos afectan en nuestros barrios, en nuestros centros de salud, en nuestros colegios o en nuestro ocio. Ya no valen las participaciones en los círculos que vienen a crear conflicto interno y banalidad, que es lo que ha hecho vaciar muchos círculos.

Hay una candidatura clara y solvente que, demostrando el trabajo hecho y escuchando las críticas, ha hecho propuestas viables de llevar a la práctica. Digo escuchando las críticas, las que vienen a construir, las demás no tienen cabida en Podemos, no en el que yo creo. Esa candidatura la encabeza Óscar Urralburu y su equipo que está sobradamente preparado pues es conocedor de la realidad de esta región y llevan tiempo dejándose la piel para mejorarla. Y esto no es una opinión sino una realidad contrastable.

Y no quiero acabar este artículo sin agradecer a María Giménez, Andrés Pedreño, María López, Óscar Urralburu, Mª Ángeles García Navarro y Antonio Urbina, y a los equipos que llevan detrás, el excelente trabajo parlamentario que están haciendo en la Asamblea Regional. Porque muchas veces al verles en esa difícil tribuna me siento muy orgullosa y emocionada de saberme representada, esta vez sí y de verdad, por ellas y ellos.

 

Añadir nuevo comentario