ir a la portada de ELPajarito.es

La demagogia del agua

Juan A. Gallego Capel

El problema no sólo es medioambiental. La Región de Murcia genera buena parte de su producto interior bruto en territorios históricamente secos, especialmente en su litoral. Nuestro crecimiento económico es un negocio sorprendentemente sediento. El cambio climático, pese al inmejorable aprovechamiento de este recurso, y sus potenciales efectos sobre los ciclos del agua en todo el mundo no han hecho sino acelerar este problema.

Seguimos gestionando el agua como si el futuro fuera previsible, como si el recurso fuera para siempre. La política está pensada para un tiempo en que se creía que una contención podía ser un freno para el desarrollo económico. Y ha tenido tanto éxito que ahora ese cambio de ciclo es muy complicado. Tenemos montado un modelo de desarrollo muy dependiente de los recursos naturales. Hablamos muchísimo de la sobreexplotación, pero si el agua desalada le cuesta al agricultor un euro por metro cúbico y la puede sacar del acuífero por 25 céntimos, ¿qué va a hacer? Se tiene capacidad de producir agua, pero la seguimos extrayendo de los acuíferos. Somos expertos en construir obra pública, pero luego no se sabe darle provecho.

“De todas las promesas hechas por el PP a los agricultores, no se ha cumplido ni una: nunca llegó agua a la Región con los planteamientos políticos del PP”

Lo paradójico es que después de haber hecho un esfuerzo importantísimo para modernizar y hacer más eficiente el uso del agua, la mejora de la eficiencia al utilizar un bien aumenta su escasez porque aumenta la demanda. Es, precisamente, lo que ha pasado con el agua en la agricultura. Hasta ahora, el conseguir mayor productividad ha servido más para mejorar la viabilidad económica de los cultivos. Para ahorrar agua, la cuenca del Segura puede ser todo lo productiva que haga falta, pero sigue sacando más agua de lo que es sostenible. La eficiencia es deseable, pero en un contexto de sostenibilidad económica, social y ambiental.

Los socialistas murcianos llevamos años criticando y denunciando el uso electoral que ejerce el Partido Popular de los recursos hídricos y les hemos pedido por activa y por pasiva que se aclaren con tanto lío a nivel nacional y regional. Que Cañete y Valcárcel nos tomaron el pelo año tras año está contrastado. El lema con el que el PP quiere seguir manteniendo réditos electorales, como es el de llevar agua de donde sobra a donde falta, como también lo fue lo del “agua para todos”, sigue instalado en la pura demagogia.

"Me disgusta que el grupo socialista en la Asamblea Regional caiga otra vez en la trampa, en la torpeza de salir al rescate de un moribundo PP"Lo que me disgusta es que el grupo socialista en la Asamblea Regional, con su portavoz y vigente secretario general del PSRM al frente, caiga otra vez en la trampa, en la torpeza de salir al rescate de un moribundo Partido Popular. De todas las promesas (hoy embustes) hechas por el PP a los agricultores, no se ha cumplido ni una. Nunca llegó agua a la Región con los planteamientos políticos del PP.

Para finalizar, conviene señalar el mandato constitucional al respecto: “Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente.” (Título I. De los derechos y deberes fundamentales. Capítulo tercero. De los principios rectores de la política social y económica. Artículo 45)

 

Añadir nuevo comentario