ir a la portada de ELPajarito.es

Morir mejor

Juan A. Gallego Capel

La eutanasia es una práctica ilegal en España y en buena parte del mundo. Apenas hay cuatro países, y el estado de California en EEUU, donde es un derecho más. Tres de estos países son europeos. En Holanda, Bélgica y Luxemburgo, y en Colombia, la eutanasia está permitida legalmente al igual que en California. En otros países como Suiza o en algunos estados norteamericanos como Oregón, Washington, Vermont o Montana se solapa a través de legislaciones difusas, vacíos legales o leyes que reconocen lo que llaman el “suicidio asistido”. Por otro lado, Francia legalizó hace poco lo que denominó “sedación terminal”, aunque continúa rechazando la eutanasia.

“La obligación de soportar, por el tiempo que le quede de vida a alguien, una existencia incompatible con su sentido de la dignidad, está en contra de un derecho individual”

El PSOE ha acordado con Izquierda Unida, dentro del grupo parlamentario de Unidos Podemos, trabajar para la despenalización de la eutanasia en el trámite de enmiendas parciales en las próximas semanas, después de haber rechazado un texto alternativo que Unidos Podemos había presentado a la Ley de Muerte Digna de C’s, en el que se incluía la despenalización de la eutanasia y que finalmente quedó rechazado por el Pleno del Congreso con los votos en contra de PP, PSOE y C’s. No, no es una contradicción de mi partido, creo que se ha explicado muy bien. Estamos de acuerdo y es cierto que en esto hemos dado un giro muy importante en despenalizar la eutanasia, pero no en hacerlo a través de una enmienda a la totalidad de la ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de su vida, porque ésta se refiere a los derechos de los pacientes en situación terminal, mientras que la eutanasia es el "derecho a morir sin necesidad de estar enfermo".

En nuestro país el debate históricamente estuvo del lado conservador, que siempre se pronunció a favor de mantener la severidad penal, y en el de la izquierda su despenalización. Es cierto que el PSOE estuvo siempre en zona templada. Pena de prisión, pero más leve. La excusa perfecta fue no entrar al trapo, no era un problema prioritario, y por ello suspendía en el tiempo la regulación del gravísimo conflicto ético y democrático que plantea la penalización de la eutanasia, esperando un posterior “debate sosegado para alcanzar un consenso amplio”, no se sabía cuándo.

No es lo mismo la eutanasia que la ayuda facultativa a morir sin dolor, a veces pedida anticipadamente por el paciente. Pero no cabe esgrimir esa normativa para ocultar o eludir el problema de la ayuda a la muerte voluntaria. La criminalización de la eutanasia, sobre todo en determinados supuestos, viola el derecho fundamental a la libertad de la persona que desea morir. La obligación de soportar, por el tiempo que le quede de vida a alguien, una existencia incompatible con su sentido de la dignidad, está en contra de un derecho individual. Por eso la criminalización de la eutanasia implica una condena irracional, innecesaria e inhumana. Efectivamente existe el derecho a la vida, pero no la obligación de vivirla a cualquier precio.

Considero un anacronismo la penalización que persiste sobre la eutanasia, basada principalmente en prejuicios religiosos ante los cuales un Estado democrático, de derecho y aconfesional no tendría por qué ceder, ya que con esa actuación lesiona los derechos individuales de la libertad de conciencia y la libre elección de la persona.

 

Añadir nuevo comentario