ir a la portada de ELPajarito.es

El servil Consejo Escolar Regional no sirve

José L. López Lillo

La última votación en la Comisión Permanente del Consejo Escolar Regional, sobre la Orden de conciertos educativos, dio como resultado once votos a favor de seguir aumentando el dinero para las empresas privadas y tres en contra. Si el dictamen se hubiera pasado al Pleno, habrían sido treinta y dos a favor y diez en contra. Estos números en las votaciones vuelven a poner de manifiesto que es, de todos los consejos "asesores" de nuestra comunidad, el que más destaca, por su insustancialidad, inoperancia y servilismo, sobre todos los que componen el entramado consultivo de nuestra región.

Insustancialidad por el nivel de los dictámenes, ya que la inmensa mayoría de ellos se limitan a hacer una descripción del tipo: "Este proyecto de orden consta de un preámbulo, doce artículos, una disposición adicional única, una disposición transitoria única, una disposición final única y cinco anexos. El Preámbulo refiere … El artículo 1 indica que el ámbito de aplicación … El artículo 2 repite cuál es el referente normativo de esta titulación…

"Sugiero a la nueva mayoría del la Asamblea Regional que revise los consejos asesores, en especial el de Educación, para que cumplan con su función y no sean un simple altavoz de las acciones del Gobierno regional"

Y las "observaciones" son del tipo: 1. Artículo 5.1. Dice: “…y las orientaciones pedagógicas, de los módulos profesionales…”. Sugerimos suprimir la coma: “…y las orientaciones pedagógicas de los módulos profesionales…”. Para esas rectificaciones bastaría que los asesores legales y los redactores fueran competentes. Además, así se ahorrarían correcciones en el BORM, tan usuales.

Inoperancia. Si una gran parte del consejo es nombrada por el Gobierno que presenta los proyectos a dictaminar, y para completar la mayoría se utiliza la sobre-representación de organizaciones empresariales, así como las organizaciones creadas por el aparato del PP entre los alumnos y los padres, el resultado es que no existe un autentico debate, pues la desproporción de fuerzas lo hacen inútil: nunca se contraría al que paga.

Servilismo. Desde su creación no ha salido ni un solo dictamen negativo de todas las iniciativas que ha presentado el Gobierno regional para su estudio, lo cual no deja de ser llamativo después de 17 años revisando leyes, decretos y órdenes de la Consejería de Educación. Ello supone que, desde Fernando de la Cierva hasta la actual, todo lo han hecho bien.

La solución pasaría por replantear varios aspectos sobre su composición y su funcionamiento.

En primer lugar, volver al espíritu de lo que debe ser un Consejo Asesor, es decir: debatir, dar opinión y asesorar sobre las cuestiones esenciales de la educación; las cuestiones lingüísticas "deberían venir corregidas desde casa", que para eso la Consejería dispone de su gabinete jurídico, al que se suman los más de ochenta asesores docentes.

En segundo lugar, conseguir una representación de la comunidad educativa proporcional a la realidad regional, sin sobre-representación de la enseñanza privada ni del partido en el Gobierno.

En tercer lugar, desprofesionalizarlo: no tiene sentido que el presidente cobre casi como un consejero, a no ser que su sentido sea asegurar el control total, aparte de colocar a otro conmilitón. Sobre esto hay que destacar que en los Presupuestos Regionales de 2016 la oposición eliminó el sueldo del presidente, pero al final el PP consiguió que cobrara, seguramente porque podría resultar muy duro volver al tajo para alguien que desde 1995 llevaba sin oler la tiza, y eso le supusiera un problema de salud.

Los "asesores", si fueran necesarios, deberían ser nombrados por el Consejo, y por concurso público, no para pagar favores del partido en el Gobierno como ocurre con los actuales.

Por último, instituciones más útiles y más baratas han sido sacrificadas en el altar de la crisis, el Defensor del Pueblo de la Región por ejemplo. Por todo ello sugiero a la nueva mayoría del la Asamblea Regional que revise los consejos asesores, su funcionamiento, la Ley que los regula y en especial el de Educación, para que estos cumplan con su función y no sean un simple altavoz de las acciones del Gobierno regional; al fin y al cabo son consejos asesores, no legisladores. Y, ya de paso, que dejen de ser "madrigueras" para pagar servicios prestados. Mientras que no recupere su función y su credibilidad propongo que se utilice este nombre alternativo Conejo Escolar Regional; el suyo le viene grande.

 

Comentarios

Enviado por Enrique Fuster ... el

Estoy totalmente de acuerdo con José Luis. Con esta práctica de crear órganos de participación llenos de amigos del poder están consiguiendo lo contrario de participar, es decir: pasar, dejar que los que gobiernan hagan lo que quieran y desentenderse de los asuntos públicos.
Flaco favor a la democracia es éste. Por ello está muy bien la solicitud de que se revise el funcionamiento de los consejos asesores sin caer en la tentación de pedir que se eliminen.

Añadir nuevo comentario