ir a la portada de ELPajarito.es

Cantaoras y tocaores

Mayte Martín con Sebastián Gutierrez. (Foto:jch)

Dos mujeres poderosas, de carisma contrario la una de la otra, son las reinas de la noche. De un lado la sobriedad de Mayte Martín; por el otro la exaltación de Argentina. La primera de negro riguroso, solemne, sin aspavientos ni ademanes floridos, parca en gestos y en postureo, todo lo contrario a su antagonista, de blanco y lunares luciendo palmito y belleza sobrada; la una cantaora rancia, de cantes y modales austeros; la otra atrevida, joven y popular, alegre, entusiasta cantaora de modos modernos. El día y la noche: dos maneras de entender la femineidad del Cante.

Presenta Miguel Meroño a la ganadora de la Lámpara Minera 1987 que regresa a las tablas que la consagraron grande con apenas 22 años.  Mayte Martín (María Teresa Martín Cadierno, Barcelona 1965) pisa el escenario con el guitarrista Sebastián Gutiérrez a su vera. Está emocionada aunque su seriedad habitual disimula el nerviosismo sentío por estar una vez más en el lugar que marcó su carrera. Apenas unas palabras de salutación para entrar en faena y lo hace por granaínas, acompañada por los trémolos preciosistas de Sebastián, fino, elegante en el manejo de las cuerdas. Ella comienza la letanía despacito, como le gusta, meciendo la voz esperando el cuarto anhelado para mostrar su dominio. Resuelve con maestría con los aplausos del público.

Seguidamente un momento para el recuerdo: el agradecimiento a Encarnación Fernández y a su familia (la Lámpara Minera la consiguió con el patriarca Antonio Fernández al toque) por la hospitalidad y el cariño con la que la trataron cuando vino a perfeccionar su cante. El Mercado aplaude a la catalana. Para concluir el reconocimiento volvió a interpretar la minera con la que se alzara con el ansiado premio, aquello de “Quiero hacer fuerza y no puedo...”, la mítica minera que entronara a Encarnación Fernández. Luego ajustó con cartagenera para rematar el cante levantino. Muy bien los dos, la una por su seriedad y el otro por su control y dominio del compás. Aplausos. Siguió con una tanda de fandangos para aliviar al respetable, con Sebastián luciéndose con su instrumento. Luego por soleá, alegrías y bulerías, de esas del baile, que estira e intercala como solo ella sabe hacer. Así, el Romance de María de las Mercedes o la canción “Compromiso” que sirvieron para terminar su actuación. El público, en pie, aplaude a la pareja en señal de reconocimiento. Muy bien.

Argentina (Argentina María López Tristancho, Huelva 1984) es una mujer bella, rezuma femineidad por todos lados; exhibe su naturaleza sin complejos mostrándose como es, sin trampa ni cartón. Su voz es popular, de abajo. Canta de calle, con garra y poderío, ese cante que corre por su garganta, de subidas de tono y melisma sugerente. Viene esta noche acompañado por el compás de Los Mellis y El Torombo, y la guitarra seria de José Quevedo “Bolita de Jerez”.

Comienza por guajiras levantando al público, sin artificios: voz y pasión, con Bolita sin perderla de vista ni un compás. Luego canción por tangos y subiendo, con Los Mellis marcando en la mesa. Seguidamente Argentina quiso dedicar unas palabras a la cantaora barcelonesa y demostrar públicamente su admiración. Aplausos del público en agradecimiento a sus palabras. Entra por serranas, ya mano a mano con su escudero, sin acompañamiento percutido. Y ahí empieza a subir tonos en la dificultosa escala de registro del cante formal, y se raja. Bravo. Luego una de tientos tangos mano a mano con Bolita, que se crece cada vez más en el uso de las falsetas y acordes: tremendo. Arranca a pelo la minera, o fandangos mineros, echando el resto sin pestañear, con Quevedo al quite una vez más, con un remate espectacular del cante cartagenero. Luego la otra, una especie de popurrí  entre granaína y rondeña con remate de malagueña (o eso creo...) Fantástica. Y ahora por seguiriya, rajándose otra vez. Y cantiñas para alegrar los corazones, con Los Mellis otra vez en acción, a compás. El público aplaude entusiasta a la cantaora y a su grupo.

Y el acabose, con las coplas de Lole y Manuel interpretadas de manera racial por la cantaora, que intercala los temas más populares del duo. Ya, para el bis pedido por la audiencia, se despidió por fandangos, fandangos de Huelva, y allí nos quedamos, con ella, enamorados. Y por cierto ¿Dónde quedó el bailaor Torombo?

Si las artistas principales son el reclamo para el público son sus tocaores los que las llevan en mantilla. Impresionante el nivel que estamos disfrutando de esos acompañantes, guitarristas de conocimiento y sabiduría que noche tras noche nos dejan boquiabiertos por su manera de interpretar y recrear los sacro santos acordes, y una vez más Sebastián Gutiérrez y José Quevedo lo han vuelto a hacer. Gracias.

Hoy comienza el concurso. Será la primera semifinal de las tres que tendrán lugar antes de la Gran Final del sábado 12.

Los aspirantes que subirán al escenario de la Catedral del Cante son:

-Los instrumentistas (aspirantes al Filón): el pianista Juan Antonio Sánchez de la Torre y el bajista eléctrico Pedrito Martínez

-Al Cante (aspirantes a la Lámpara Minera y sus premios): Vicente Muñoz Gelo, Montserrat Pérez Rodríguez, Esther Merino Pilo, José Antonio Romero Pérez “El Perrito” y Araceli Campillos Muñoz

-Al Baile (aspirantes al Desplante): María Macarena Ramírez Cepero y María José Pérez Pérez “Mayse Márquez”

-Al Toque (aspirantes al Bordón Minero): Alejandro Hurtado García y Didier Macho Chacón.

Como habrá podido leer el iniciado, o aficionado al Arte, tenemos en esta primera semifinal nombres conocidos, artistas que ya han pasado por estas tablas y que siguen pretendiendo conseguir el ansiado premio.

A destacar de la gala de hoy la actuación de Esther Merino, premio al mejor cante por taranto y levantica y taranta de la pasada edición, y flamante ganadora del Melón de Oro 2017.También repite Montse Pérez, que ganara en 2015 el premio por tarantas o el aspirante al Bordón minero, el joven Didier Chacón, que ya probara suerte el pasado año.

Empezamos. Suerte para todos y todas.

Añadir nuevo comentario