ir a la portada de ELPajarito.es

UCAM Murcia hace aguas ante un sobrado Baskonia (71-92)

Partido sin historia, dominado desde el mismo salto inicial por el cuadro alavés, que ya dominaba por veinte puntos al descanso. El tremendo desacierto murciano encontró oasis en Vitor Benite, autor de 27 baldíos puntos. Debutó Kevin Tumba
Benite intenta anotar en escorzo aéreo ante Diop. (Foto: imQuality / Javier Bernal)

Pistoletazo de salida a la segunda vuelta de liga regular, con mucho trabajo por hacer por parte de UCAM Murcia –más del doble de derrotas que victorias en primera vuelta- y anhelo baskonista por alcanzar la constancia y salud que su drama con las lesiones y retiradas como la de Prigioni le han negado, que pese a todo se mantiene luchando como uno más en las posiciones más altas de la tabla. Sin embargo, las sensaciones por alcanzar sus objetivos son distintas entre los contendientes. A UCAM Murcia le crecen los enanos en un circo en que sigue lesionado de larga duración Ovie Soko, dice adiós de manera inesperada a Vitor Faverani –que acudió a la llamada de F.C. Barcelona- y se une a la enfermería el lituano Martynas Pocius, cuando más cómodo se encontraba en pista. En el parte de altas, el solitario nombre del pívot belga Kevin Tumba, listo para debutar, no así Nicolás Laprovíttola, último fichaje de Baskonia.

Ambiente enrarecido en un Palacio que recibe con amargura el enésimo contratiempo que, unido a los malos resultados del equipo murciano en la primera vuelta de la competición doméstica, no tardaba en hacer mella. Tras unos minutos en los que el coraje de Nemanja Radovic y Sadiel Rojas mantenían con firmeza las embestidas visitantes, el talento del otrora número 1 del Draft, Andrea Bargnani, daba las primeras distancias a su equipo (7-13, minuto 8) en primer cuarto que UCAM Murcia cerraba anotando tan sólo tres puntos de tiro libre en cinco minutos, dando el mando a un Baskonia que, sin alardes, dominaba claramente (10-18).

Era uno de esos días en que la pelota parece que no quiere entrar. Que no lo haría ni en una piscina. El problema es que son demasiados días en que a UCAM Murcia le ha sido esquiva la ‘suerte’. Facundo Campazzo lo intentaba de todas las maneras posibles, pero ni si quiera él era capaz de abrir la lata a base de escurridizas penetraciones o tiros desequilibrados que otras veces entran. La desesperación era sobradamente visible en gritos, golpes y quejas con que descargar tensión. Campazzo cargaba con la antideportiva y Quintana con la técnica tras aviso. Benite parecía ver aro pero al poco de entrar en el partido se sentaba. Los triples volaban sin encontrar el destino deseado. Y mientras tanto, un funambulista llamado Shane Larkin anotaba y repartía juego de mil colores para llevar hasta veinte tantos la ventaja visitante una vez llegado el descanso, con el partido roto y la grada histérica (23-43). El dato que revelaba el juego carente de ideas de UCAM Murcia, en los triples: 1 acierto de 17 intentos.

Acontecida la primera parte del partido, la segunda se presentaba poco más que como una pachanga entre profesionales. UCAM Murcia intentaba sacar todo orgullo cuanto podía nuevamente de la mano de dos de los favoritos del público, Radovic y Rojas -10 rebotes-, pero el desacierto alcanzaba niveles exasperantes que sólo el montenegrino y ahora también Campazzo, desde más cerca de la canasta, eran capaces de paliar a duras penas. Larkin y Bargnani seguían brillando en ataque y Hanga y Blazic se empleaban cuales perros de presa en defensa, encontrando así en todo momento Sito Alonso respuesta y blindaje con que seguir aumentando su dominio (20-23, final del tercer cuarto).

La nota positiva de UCAM Murcia, por buscar alguna, era el estratosférico último cuarto de Vitor Benite. El brasileño, que en las últimas semanas es víctima de la irregularidad provocada por un aumento de responsabilidades en Baron, anotaría hasta 19 puntos en este periodo para finalizar con 27, su mejor anotación en ACB. Aceptado que la victoria era baskonista desde hacía mucho, el ahora despresurizado equipo local salvaba al menos su registro anotador, superando los setenta puntos en un partido al que marchó con apenas 23 al descanso. Por Baskonia, los flashes en los últimos minutos del trámite recayeron en un recuperado Rodrigue Beaubois y el exjugador de UCAM Murcia Kim Tillie, diez puntos en los diez minutos finales y un excelente 100% de acierto en triples. El punto final, un claro 71-92 en el marcador y la penúltima pitada del público local contra Óscar Quintana.

 

UCAM Murcia (71): Campazzo (9), Baron (2), Rojas (3), Radovic (18) y Tumba (2) –quinteto inicial- Ortega, Antelo (0), Benite (27), Llompart (3), Olaizola y Delía (7).

 

Baskonia (92): Luz (3), Beaubois (15), Hanga (0), Tillie (13) y Bargnani (17) –quinteto inicial- Larkin (16), Voigtmann (7), Sedekerskis, Blazic (6), Diop (8), Shengelia y Budinger (7).

 

Parciales: 10-18, 13-25 (23-43), 20-23 (43-66) y 28-26 (71-92).

 

Los datos del partido

 

- UCAM Murcia registró un muy pobre 5/34 en triples (14’7%). Es su peor marca de la temporada.

- El anterior peor porcentaje en triples de la temporada data de la primera jornada de liga, con un 3/17 (17’6%). Esta vez se lanzó el doble desde la larga distancia.

- Sadiel Rojas sumó diez rebotes por segundo partido consecutivo. Son las dos únicas veces que ha llegado a los dobles dígitos en la faceta reboteadora esta temporada, desde sus 1’93 metros.

- Quinto partido de la temporada en que Kim Tillie anota todos los triples que intenta en el partido (3/3).

- Adam Hanga se quedó sin anotar en un partido ACB por primera vez desde hace dos años, en el primer partido de PlayOff de 2015 entre Unicaja Málaga y Baskonia.

Añadir nuevo comentario