ir a la portada de ELPajarito.es

Actividad educativa

Todas las noches, agacharse para contemplar las semillas sin olvidar las semillas del cielo estrellado, para ver fluir el agua de la acequia, cultivar las palabras anónimas más tiernas, aguzar los sentidos para percibir la grandeza, tensar un poco más la cuerda del violín para que dé una nota aún más aguda, buscar un pensamiento alegre como el primer jilguero, afilado y frío como un carámbano, y profundo como un cielo de primavera. Después arrodillarse ante el Dios desconocido, apagar la luz y abandonar la máscara sobre la mesita de noche, porque los sueños no se dejan engañar.

Añadir nuevo comentario