ir a la portada de ELPajarito.es

Un pesquero atrapa un enorme tiburón de ocho metros en aguas de Calpe

El escualo, de cuatro toneladas de peso, fue confundido con una ballena por su gran tamaño y murió al poco de trasladarlo a puerto pese a los intentos para salvarle la vida
El enorme tiburón en el puerto de Calpe (Foto: Alfons Padilla/Levante-EMV)

Un pesquero ha localizado a un tiburón peregrino de ocho metros de longitud y cuatro toneladas de peso a dieciésis millas del puerto de la localidad alicantina de Calpe. El animal ha quedado atrapado en las redes del pesquero. Técnicos del Oceanogràfic de Valencia serán los encargados de practicar la necropsia al escualo, considerado como el segundo tiburón más grande del mundo. El peregrino es una especie en peligro de extinción. Cuando consiguieron llevarlo al puerto el tiburón estaba ya moribundo. Dos jóvenes biólogas le arrojaron agua del mar en las branquias, pero ya era imposible salvarlo.

Fue el pesquero Espercalp el que atrapó ayer cuando faenaba a 16 millas de la Punta d´Ifac al enorme tiburón peregrino. El escualo se enganchó en las redes poco después de las 12 horas. La tripulación estaba recogiendo el arte, pero algo lo lastraba y subía muy despacio. El patrón, Jordi Tur, sospechó que habían 'pescado' accidentalmente una ballena, según publica el diario Levante-EMV. No podían liberar al animal, ni subirlo a cubierta. Era tan grade que apenas dejaba avanzar a la embarcación. El arrastrero puso rumbo a puerto.

Mientras, en tierra, el secretario de la Cofradía de Pescadores de Calp, Santos Pastor, avisó al 112 para activar el protocolo de varamiento de cetáceos. Se daba por seguro que un animal de semejante tamaño debía ser una ballena rorcual, según dicho diario.

El Espercalp atracó en Calp minutos después de las 15 horas. El patrón explicó entonces a Levante-EMV que el animal se había enganchado a 110 metros de profundidad. "Hemos vuelto al puerto navegando al ralentí. Con semejante peso, teníamos que ir a poco velocidad", precisó.

El experto en escualos Javier Guallart, que dirigió en el puerto calpino la toma de muestras y tejidos, indicó a Levante-EMV que el tiburón peregrino es la segunda especie de pez más grande tras el tiburón ballena, que no tiene su hábitat en el Mediterráneo. Apuntó que hace unos años en Cullera dos pesqueros atraparon en días sucesivos dos tiburones peregrinos también de algo más de siete metros. Estos animales pueden llegar a los 12 metros. Sin embargo, en la costa de la Marina Alta el de ayer es el más grande que se ha visto al menos en las últimas décadas, según Levante-EMV.

Añadir nuevo comentario