ir a la portada de ELPajarito.es

Varapalo de Amnistía Internacional al Gobierno por la 'ley mordaza’ y el Código Penal

Manifestación en Murcia contra la ‘Ley Mordaza’. (Foto: Carlos Trenor)

Amnistía Internacional ha presentado el informe sobre la situación global de los Derechos Humanos correspondiente al periodo 2014-2015. El documento señala diferentes prácticas y medidas legales en España que se alejan del derecho internacional, tales como la reforma de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como ‘ley mordaza’, o la del Código Penal. Además, la ONG muestra su preocupación por el trato que reciben las personas migrantes y refugiadas en nuestro país y por la impunidad que se mantiene ante los crímenes del franquismo.

El año analizado ha estado marcado, en el ámbito internacional, por cómo han afectado las consecuencias de diferentes conflictos bélicos a la población civil, contra todo mandato del derecho internacional humanitario. Del mismo modo, en lo referente a Europa, destaca la mutilación de libertades y derechos en Ucrania, Rusia o Turquía.

Por lo que respecta a España, el informe sigue las líneas de análisis y preocupación que ya adelantó a cuartopoder.es el director de la organización en España, Esteban Beltrán. En este sentido, el texto destaca la proliferación de miles de manifestaciones contra las medidas de austeridad gubernamentales, en las que ha habido cientos de detenidos y multados en protestas pacíficas, ya que la ley no reconoce la legalidad de las manifestaciones espontáneas. En las mismas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han excedido en numerosas ocasiones en el uso de la fuerza, algo que podría aumentar con la aplicación de la ‘Ley mordaza’. De igual manera, denuncia irregularidades preocupantes en las prácticas antiterroristas y en el régimen de incomunicación en el que se detienen a sospechosos de terrorismo.

Sin erradicar la discriminación

La discriminación sigue lejos de erradicarse en el Estado español. Además de que en 2013 tuvieron lugar cerca de 1.200 crímenes de odio, en su mayoría relacionados por la orientación sexual de las víctimas o su origen étnico, los controles policiales de identidad por características raciales o étnicas se han perpetuado. En este sentido, se describe una merma en los derechos de las personas refugiadas y migrantes, a las que en muchos casos se les proporciona un trato ilegal, expulsiones ilegales del territorio y un excesivo uso de la fuerza policial en sus procesos. Amnistía Internacional recuerda, en esta línea, la muerte de 15 personas ahogadas en el mar, cuando 250 migrantes intentaban cruzar nadando, en febrero, la frontera entre Marruecos y España en Ceuta y la Policía disparó contra ellas bolas de caucho en vez de socorrerlas. También hacere ferencia la organización a la limitación al acceso a la Sanidad de las personas en situación irregular.

“Se sigue privando el derecho a la verdad, justicia y reparación de las víctimas del franquismo“, advierte el documento en el año en el que se cumplen 75 años de la construcción del Valle de los Caídos. Sobre este tema, se asegura que no se ha prestado asistencia a la investigación que está llevando a cabo el poder judicial argentino y se recuerda que el Grupo de Desapariciones Forzadas o Involuntarias solicitó más esfuerzos para resolver los casos de los desaparecidos durante la dictadura franquista. También recuerda el documento que ha habido una limitación a la hora de investigar casos internacionales, es decir, a la jurisdicción universal, con la medida aprobada en marzo del pasado año.

Además, hace referencia a la lacra de la violencia contra las mujeres, que se llevó por delante la vida de 45 mujeres en 2014, y a la reforma de la “Ley del aborto”, que limitará el acceso al mismo a las menores de 18 años sin el consentimiento de los progenitores, lo que podría llevar a las jóvenes a prácticas clandestinas.

Ámbito internacional

Más allá de nuestras fronteras, el panorama no es esperanzador. Las consecuencias de los conflictos bélicos han vuelto a caer con dureza contra la población civil, contra los mandatos del derecho internacional humanitario. La situación es especialmente dura en países como Siria, donde murieron 200.000 personas y ya se llega a los 4 millones de refugiados.

En Irak, donde se han reunido tanto la limpieza étnica desarrollada por el Estado Islámico como las decenas de secuestros y homicidios perpetrados por las milicias chiíes. También se condena la muerte de 2.000 personas en los ataques de Israel sobre Gaza. El conflicto en Nigeria entre Boko Haram y las fuerzas gubernamentales, los conflictos en la República Centroafricana o en Sudán del Sur en los que han perdido la vida decenas de miles de personas, así como el de Ucrania, son focos de gran preocupación.

Hay espacio para el análisis de las muertes en el Mediterráneo de migrantes que intentaban llegar a Europa y para la situación en México, donde los 43 estudiantes de Iguala se suman a las más de 22.000 personas desaparecidas desde el año 2.006.

En plano europeo, preocupa la proliferación de fuerzas políticas de tendencia xenófoba en diferentes estados de la Unión Europea. Del mismo modo, las instituciones comunitarias reciben duras críticas: “La integridad de la estructura internacional por los Derechos Humanos y el apoyo que recibía nunca habían parecido tan endebles desde la caída del Muro de Berlín“. También destaca la voluntad de los países de la Unión de mantener fuera de sus fronteras a las personas refugiadas y migrantes. Fuera de la UE preocupa especialmente el autoritarismo que se está gestando en Rusia, con la persecución pública a ONGs y a personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales. Algunos puntos de preocupación similares se destacan con respecto a Turquía.

Añadir nuevo comentario