ir a la portada de ELPajarito.es

Créditos rápidos: ¿cuáles son las ventajas de pedir uno?

Los créditos rápidos son un tipo de préstamos para conseguir, en poco tiempo, cantidades no muy altas de dinero. Sitios como Credy.es cuentan con un proceso online de verificación que permite ingresar la cantidad solicitada en 48 horas.

Los pasos a seguir para pedir un préstamo de estas características a entidades como Credy son muy sencillos. Basta con rellenar un formulario seleccionando la cantidad deseada, el plazo de devolución, datos personales, datos bancarios y situación de empleo. Una vez esté rellenado y se haya hecho una comprobación, el dinero se ingresa directamente en la cuenta bancaria. Además, no hay restricción horaria, ya que al ser un proceso online, se puede solicitar en cualquier momento de la semana y del día.

Para solicitar el crédito rápido tan solo hay que aportar un documento identificativo y el teléfono móvil. A través de SMS se pedirá un código y se pedirá adjuntar los documentos necesarios escaneados para hacer el proceso. Dependiendo de la cantidad, una vez esté aprobado el préstamo, Credy.es lo puede ingresar hasta en 10 minutos en la cuenta bancaria.

Ventajas de los créditos rápidos

Los créditos rápidos se solicitan, en la mayoría de los casos, cuando se deniega un préstamo en el banco habitual, cuando se pide una cantidad no muy elevada o cuando se necesita de forma urgente. Con estas características, entidades como Credy.es ofrecen una solución rápida a quienes lo solicitan. Por eso, se habla de las ventajas de los préstamos rápidos frente a los tradicionales de las cajas y bancos.  

Rapidez: sin duda es la ventaja más importante. Se puede tener un crédito rápido concedido entre 24 y 48 horas, ingresado incluso en el banco para usarlo en lo que se necesite.

Cualquiera puede solicitarlo: tan solo es necesario ser mayor de edad, sin embargo, no hay distinción para empresas y particulares. Cualquier agente es válido para solicitar un préstamo rápido y destinarlo a un gasto personal o empresarial.

No se necesita aval: la documentación aportada para la solicitud es mucho más sencilla que en los procesos tradicionales, por tanto, no es necesario contar con avales, ya sean personas que respaldan la petición o bienes.

No se liga a ningún otro producto: un préstamo en un banco tradicional a menudo conlleva abrir una cuenta, ser titular de algún otro servicio o incluso contratar productos asociados. En los préstamos rápidos no hay más contrato que el solicitado, sin más obligaciones.

Trámite sencillo: al ser procesos online, la documentación necesaria para realizar la petición del crédito rápido es la más indispensable. Documento nacional de identidad, datos bancarios y aportación sobre deudas son el papeleo básico y además, se permite aportarlo escaneado.

Uso del dinero: no es necesario justificar el gasto del dinero solicitado. Se puede usar para lo que se quiera o necesite, sin aportar explicaciones sobre ello. En ocasiones, en la banca tradicional se exige justificación o documentación sobre el destino del préstamo. En casos como Credy.es, no se pide esta información, ya que se considera irrelevante y privada.

Añadir nuevo comentario