ir a la portada de ELPajarito.es

Varios niños entre los 22 muertos en el atentado suicida en un concierto para adolescentes en Manchester

El atentado se produjo sobre las 22:30 horas frente al Manchester Arena, donde 21.000 personas se habían congregado para ver a la cantante Ariana Grande
Dos jóvenes son atendidas por la Policía tras el atentado (Foto: Reuters)

Al menos 22 personas, algunas de ellas niños, han muerto y 59 han resultado heridas en un atentado suicida que se produjo en la noche del lunes frente al estadio Manchester Arena, en la misma ciudad del norte de Inglaterra, donde justo unos pocos minutos antes había terminado un concierto de la cantante Ariana Grande.

El atentado, perpetrado en principio por un solo terrorista suicida, se produjo sobre las 22.30 horas de Manchester (23.30 horas española) frente a la entrada del recinto donde se habían congregado unas 21.000 personas. Fue cuando el público empezaba a salir del recinto cuando el terrorista detonó la bomba que llevaba encima. El atentado fue calificado por la primera ministra británica, Theresa May, como un "atroz ataque terrorista". Dicho ataque se produce a menos de tres semanas de las elecciones generales del Reino Unido. 

Aún no se conoce la identidad de las víctimas, por lo que se desconoce si entre ellas hay algún español. Lo que sí se sabe es que entre las víctimas mortales hay muchos niños y adolescentes que había acudido al concierto de la cantante estadounidense Ariana  Grande.

El jefe de Policía de Manchester, Ian Hopkins, dijo: "Puedo confirmar que hay niños entre los fallecidos". El jefe policial informó de que se está investigando si el responsable del ataque "actuó solo o como parte de una red" terrorista.

El terrorista murió

"El autor, puedo confirmar, murió en el Arena. Creemos que el atacante llevaba un artefacto explosivo improvisado que él detonó, causando esta atrocidad", explicó Hopkins.

"Las familias y muchos jóvenes estaban disfrutando de un concierto en el Manchester Arena y perdieron la vida. Nuestros pensamientos están con las 22 víctimas que sabemos que han muerto, las 59 personas que resultaron heridas y sus seres queridos", dijo el mando policial.

Una testigo que fue al concierto contó a Reuters que sintió una gran explosión cuando abandonaba el lugar y luego escuchó gritos y vio a miles de personas corriendo tratando de salir.

Un vídeo publicado en Twitter mostraba a seguidores de Grande, muchos de ellos jóvenes, gritando y huyendo del lugar. Decenas de padres buscaban desesperadamente a sus hijos, publicando fotos y pidiendo información en las redes sociales. 

"Estábamos saliendo, nos encontrábamos junto a la puerta cuando se produjo una gran explosión y todo el mundo estaba gritando", relató Catherine Macfarlane. "Fue una gran explosión. Lo sentí en el pecho. Fue caótico. Todo el mundo corría y gritaba y trataba de salir del lugar".

Theresa May presidirá una reunión del comité de emergencias Cobra este martes para abordar el suceso con miembros del Gobierno y altos cargos de las fuerzas de seguridad e inteligencia.

La líder del Partido Conservador anunció además que suspenderá los próximos actos de la campaña para los comicios generales adelantados al 8 de junio.

Ariana Grande: “Estoy rota. No tengo palabras”

Todo empezó a las 22.35 horas. A esa hora los servicios de emergencia fueron alertados de una explosión en el Manchester Arena en el que se habían agotado todas las entradas para escuchar a la cantante estadounidense. Hasta allí se desplazaron junto numerosas ambulancias. Tras conocer el atentado Ariana Grande dejó un mensaje en su cuenta de Twitter: "Rota. Desde el fondo de mi corazón, lo siento mucho. No tengo palabras", afirmó la estrella del pop en un mensaje de Twitter.

Un portavoz del estadio Manchester Arena afirmó que la explosión se produjo "fuera del recinto", en el "espacio público" cuando "la gente estaba abandonando el espectáculo".

La policía británica llevó a cabo posteriormente una "explosión controlada" en las inmediaciones del Manchester Arena, al detectarse un objeto sospechoso, pero finalmente se constató que no se trataba de material explosivo.

La detonación se produjo en los jardines de Cathedral Gardens, frente a la estación de tren de Victoria y el recinto deportivo.

"Los agentes que llevaron a cabo la explosión controlada por precaución en Cathedral Gardens confirman que era ropa abandonada", afirmó un portavoz de la policía británica minutos después.

Las declaraciones de los políticos no se hicieron esperar. La primera ministra británica condenó el "atroz ataque terrorista" y expresó su solidaridad con las víctimas y las familias de los afectados.

"Estamos trabajando para establecer todos los detalles" de lo ocurrido, dijo May en un comunicado, mientras que el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, envió asimismo sus condolencias a las víctimas.

 

Añadir nuevo comentario