ir a la portada de ELPajarito.es

Absuelto un guardia civil que mató de un tiro a un joven sospechoso en una persecución

El fiscal del caso reclamó una condena de dos años de prisión y la suspensión de empleo y sueldo por un delito de imprudencia con resultado de muerte en Cieza

La Audiencia Provincial de Murcia ha absuelto a un guardia civil que hace ahora un mes fue juzgado por la muerte por un disparo de un joven vecino de Torrevieja (Alicante) durante la persecución de un coche sospechoso, hechos ocurridos en la madrugada del 16 de enero de 2006 en el término municipal de Cieza.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, señala que los hechos por los que fue juzgado el agente, E.P., al que defendió el letrado Miguel Pardo Domínguez, no son constitutivos de delito alguno.

En la última sesión de la vista oral, el fiscal del caso reclamó para este guardia civil una condena de dos años de prisión y la suspensión de empleo y sueldo por el mismo tiempo como autor de un delito de imprudencia con resultado de muerte.

Por su parte, la acusación particular, que actuaba en nombre de la familia del fallecido, F.J.L., que conducía el turismo, solicitó cuatro años de cárcel y la suspensión de empleo y sueldo durante seis años.

El relato de hechos probados recoge que el acusado ahora absuelto formaba parte de una patrulla que se encontraba de servicio en las inmediaciones de Cieza cuando se les comunicó por la emisora que varios individuos que podían conducir un BMW eran buscados por la comisión de diversos delitos patrimoniales.

En la comunicación se les indicó así mismo que extremaran las medidas de seguridad, pues podían ir armados.

Con esas indicaciones, los dos agentes se dirigieron hacia una rotonda de la N-301 y observaron que en la gasolinera ubicada en la misma se encontraba un vehículo deportivo, Toyota, que estaba ocupado por tres personas.

Al dirigirse al coche para tratar de identificar a los ocupantes, el conductor cogió una manguera flexible de cable de alta tensión de 74,5 centímetros de longitud que llevaba al lado de su asiento, "gritando el acusado al verlo que llevaban un arma", señala la sentencia.

"Repentinamente -añade la sala-, el citado conductor arrancó bruscamente el coche, acelerando rápidamente y embistiendo al acusado, que esquivó el acometimiento, aunque llegó a ser golpeado en la rodilla izquierda por el coche, cayendo al suelo y sufriendo lesiones que le impidieron durante 37 días para el ejercicio de sus ocupaciones habituales".

El otro agente efectuó varios disparos, que al ser escuchados por el acusado, hizo otros cinco sobre la parte inferior trasera del vehículo, uno de los cuales impactó en el joven, causándole la muerte.

Afirma el tribunal que los otros ocupantes del turismo eran J.L.D. y R.V.C., también vecinos de la citada población alicantina y que acompañaron al fallecido durante la noche en la comisión de diversos ilícitos.

Durante el desarrollo de la vista oral uno de los acompañantes de la víctima -condenado en su día por aquellos ilícitos- declaró a la Sala que aquel día viajaron desde Torrevieja hasta Calasparra (Murcia), población cercana a Cieza, para cometer los robos.

Para ello, dejaron en un descampado el vehículo en el que habían efectuado el traslado desde su localidad de residencia y se apoderaron de un BMW para trasladarse a los lugares donde cometieron los delitos contra la propiedad.

Comentarios

En contraste con un hecho similar ocurrido el 15 de julio en Francia, en el que unos motoristas de la Policía Nacional cayeron en una emboscada en la que uno de ellos se sirvió de su arma y disparó al vientre, hay que decir que en este caso el policía nacional está siendo investigado por la "Policía de policías" o IGPN. Y eso que no ha habido muestos en este caso.

Enviado por David el

¿Y usted qué se cree? ¿que ante un caso como éste no hay además una investigación interna? Mucho hablar por boca de ganso es lo que hay. A quienes les parece que la policía española se excede demuestran un enorme desconocimiento del apoyo judicial, político y ciudadano con el que cuentan las policías de países tan democráticos como Alemania y ese al que usted se refiere, Francia.

Enviado por Manolito gafotas el

Que vergüenza que a un agente que se juega la vida ante tres delincuentes armados, encima lo juzguen por hacer bien su trabajo. Lastima que no hubo más aciertos. Que esa gentuza solo entiende con el palo por delante

Enviado por Fernando Rodríguez el

Y lo peor no es que asesinos hijos de puta como ese maten cobrando un sueldo, sino que haya perros que todavía vitoreen a estos cerdos.
Jugándose la vida? Con una pistola y el respaldo de sus amos, como hemos visto en la sentencia, es fácil "jugarse la vida".
Quiera Dios para su familia el mismo final, y él que los ve con los ojos en la cara junto con los putos perros que se alegran.
Por un puto sueldo, matan a los suyos para agraciar a sus amos y conformarse con la migajas. lo peor de lo peor. Gente pobre de uniforme sometiendo a gente pobre sin uniforme para gente que ni es pobre ni viste uniforme.
Que la población tome nota y trate a estos tipejos de uniforme como se merecen y le volvamos la cara en todos lados.... que se encargue sus amos de aprovisionarles y así no tenemos que atenderles en los comercios donde va la gente del pueblo, no los asesinos a sueldo del poder............. Vete a por Rato y sus secuaces si tanto defiendes a la "patria".
Cuidado con el pueblo que se está cansando de tanto mierda con pistola.

Enviado por Javi P el

"perros", "amos", "gente pobre".... me suena al discurso de un etarra o un podemita, un anti sistema, al que le disgusta todo, el blanco y el negro, el gris también claro, métete en tu cueva Fernando Rodríguez y no salgas ni para cagar, porque tú mierda huele demasiado y es mejor que te la quedes para ti solito.
No me das ni lástima y serás un resentido e inadaptado, habrás crecido en una familia donde tu padre tenía prejuicios contra nuestra benemérita, y tú solo has aprendido lo que él te enseño y los palos que te daría por idiota.

Enfermo, eres un enfermo que necesita ayuda

Enviado por Javier Giménez el

Propongo que las policías lleven pistolas de agua para no herir a nadie y aún así, no podrán hacer uso de ellas hasta que sean atropellados al menos en dos ocasiones. Igualmente portarán unas toallas en el maletero por si en caso de haber mojado a alguna persona sea secada y dejada pulcra antes de marchar

Añadir nuevo comentario