ir a la portada de ELPajarito.es

Los alumnos del IES Manuel Tárraga exigen con una huelga la mejora de las instalaciones

Una de las cubiertas de amianto con goteras. (Foto: Facebook/IES Manuel Tárraga Escribano)

El alumnado del IES Manuel Tárraga de San Pedro del Pinatar ha iniciado una huelga indefinida por el grave deterioro de las instalaciones y para exigir la mejora de las instalaciones y la retirada de las cubiertas de amianto de uno de los pabellones del centro, que están en contacto directo con las aulas. Con la protesta se denuncian las condiciones generales del instituto y los estudiantes han acordado una huelga indefinida hasta que se ponga solución “a nuestra precaria situación". El tejado, que lleva 38 años sin revisión ni mantenimiento, "ha sido sólo una de las gotas que han colmado el vaso". Los profesores y el personal no docente del IES apoyan las movilizaciones de los alumnos y también exigen mejoras en el centro.

"La situación del centro es muy precaria, no somos tratados como estudiantes, nuestro centro no es tratado como un centro educativo sino como un gasto que cuesta afrontar", lamentan, y luego matizan: "Nuestra situación no es que sea precaria, es que está por debajo de cualquier condición mínima de seguridad y salubridad, y ya no digamos de condiciones para poder ejercer nuestro derecho a la educación". "Por todo ello los alumnos del IES Tárraga hemos decidido agruparnos y defender reivindicar nuestros más básicos derechos", proclaman.

"Nos hemos reunido, hemos hablado, hemos hecho asambleas y hemos decidido plantarnos ante algo que creemos una situación injusta e inmerecida; desde el martes estamos en huelga indefina, nos volveremos a reunir el lunes y seguiremos luchando y reclamando que nuestro centro reúna las condiciones mínimas", informaron.

Además, "reunidos los alumnos de FP de Acuicultura del IES Manuel Tárraga, apoyando la propuesta de nuestros compañeros del Ciclo de FP de Electrónica, también queremos hacer llegar nuestras quejas, revindicando el derecho a tener unas instalaciones adecuadas a las necesidades del ciclo formativo que estamos cursando".

El alumnado relata otros detalles del estado del centro: "A lo largo del curso escolar 2011-12 se cerró el laboratorio Húmedo con el que contaba el instituto Manuel Tárraga Escribano para desarrollar la fase de cultivos larvarios y cultivos auxiliares; ante esta clausura se informó de que se iniciarían las obras de reposición de este laboratorio a corto plazo. Ya han pasado cuatro cursos escolares y seguimos en la misma situación, incluso peor, sumando el mayor deterioro de las instalaciones, y añadiendo además un nuevo grupo, ya que en el curso escolar 2015-16 se iniciaron los nuevos ciclos LOE, un nuevo módulo de Acuariofilia con requerimientos de instalaciones habilitadas para ello".

"Si a estas carencias, le sumamos los grupos tan numerosos, nos encontramos con un problema de calidad educativa importante", han insistido. "La calidad y la excelencia en la educación se dan en espacios dignos, se dan en espacios donde no se ponga en riesgo nuestra vida; pedimos a los responsables de este despropósito pongan una solución urgente y velen de verdad por nuestra educación, una educación que pedimos sea por lo menos digna y en espacios adecuados", explican.

Para concluir, muestran su esperanza en que se les dé "una solución a corto plazo". "De no ser así, nos veríamos obligados a continuar con nuestras legitimas protestas, sin descartar incluso acudir a instancias jurídicas, ya sean nacionales o europeas, pues creemos firmemente que recibir una educación en las condiciones mínimas es un derecho al que nos ampara nuestro Estado", aseguran.

Escrito de apoyo de los profesores y el personal no docente

Los profesores del claustro y el personal no docente del IES Manuel Tárraga Escribano han manifestado a través de un escrito su respaldo total a las actuaciones emprendidas por la dirección del centro para dar a conocer “la situación de grave deterioro de las instalaciones del mismo. Todas ellas reflejan el sentir general de la comunidad educativa”.

“Consideramos que dicha situación, más allá de su repercusión en el desempeño de nuestra tarea docente y en la calidad de la educación de nuestros alumnos y alumnas, puede acarrear graves consecuencias para la salud de todas las personas que pasamos una media de seis horas diarias dentro del recinto”, indican en el escrito.

Después de ocho años de denuncias sustentadas en hechos objetivos y de respuestas que han oscilado entre las buenas palabras y el silencio administrativo (como ha ocurrido con el último escrito enviado a la Consejería firmado mayoritariamente por el profesorado del centro), creen que ha llegado el momento de exigir un compromiso firme por parte de la administración para dar una solución real al problema, comenzando por lo más urgente:

- Revisión completa del techo del pabellón C por parte de una empresa debidamente autorizada, con informe por escrito en el que se recoja el estado real del mismo. En caso de que se derive de dicho informe la necesidad de llevar a cabo reparación o sustitución, propuesta de actuación y calendario. El escrito recibido con fecha 28 de octubre a las 15:52 horas mediante fax no responde a las características de un informe técnico y las afirmaciones que vierte son imposibles de realizar desde el lugar en que se llevó a cabo la inspección ocular.

- Fecha real de inicio de las obras ya comprometidas en el pabellón D, así como del nuevo laboratorio húmedo del ciclo de Acuicultura, de cuyos problemas se comenzó a informar en el año 2007 y que se clausuró finalmente en 2011.

“Asimismo, mostramos nuestro apoyo a la protesta iniciada por el alumnado con fecha de 28 de octubre, ya que compartimos plenamente los motivos que la han generado. Una educación sin medios materiales adecuados no va más allá de una declaración de buenas intenciones. Ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos”, añaden en el escrito. 

Añadir nuevo comentario