ir a la portada de ELPajarito.es

La caída de enormes ramas del ficus de Santo Domingo sobre terrazas de bares, a punto de causar una tragedia

Los servicios de Emergencias por el momento solo han atendido a dos heridos leves y se descartan víctimas mortales. En mayo de 2000, la caída de otra rama del mismo árbol le costó la vida a un hombre
Las ramas del ficus del Santo Domingo se desplomaron sobre las 13.00 horas

La caída de enormes ramas del gran ficus de la plaza de Santo Domingo de Murcia ha estado a punto de producir una tragedia. Varias ramas de gran tamaño del centenario árbol se ha desplomado este viernes, sobre las 13.00 horas, encima de las mesas de una de las terrazas de la céntrica plaza murciana, según informaron testigos del incidente. 

Pese al temor de los primeros momentos, los servicios de Emergencias confirman que no he han producido víctimas mortales. Casi medio árbol se ha venido abajo hacia el lado en que se encuentran algunos de los bares de la plaza, provocando importantes daños materiales.

Por el momento, tan solo se ha identificado a dos heridos leves por rasguños (uno de ellos una menor) y a una chica que ha tenido que ser atendida por una crisis de ansiedad. En el lugar del suceso se encuentran varias ambulancias y efectivos de la Policía Local de Murcia.

Personal municipal y servicios de Emergencias siguen trabajando en la zona para despejar las grandes ramas. El delegado del Gobierno, Antonio Sánchez Solís y el alcalde de la Ciudad, José Ballesta, están allí presenciando los trabajos de los servicios de Emergencias y han confirmado que no hay víctimas de importancia. 

Testigos presenciales han explicado que poco antes de que comenzara a caer el árbol se ha podido escuchar un gran ruido y quienes estaban cerca han podido salir corriendo. 

Caída ficus Santo Domingo

Nada más caer el árbol numerosas personas que estaban en la zona han comenzado a buscar de manera desesperada entre las grandes ramas que se han quedado en el suelo por el temor a que hubiera alguien entre las ramas.

En septiembre del año pasado cayó una gran rama sin que hubiera que lamentar heridos. Los técnicos achacaron entonces el suceso a "las altas temperaturas".

El árbol pasó la última de las revisiones periódicas a las que le somete una empresa externa contratada por el Consistorio hace cuatro semanas y no se detectó ninguna anomalía, según informaron fuentes del Ayuntamiento de Murcia.

En mayo de 2000, la caída de otra rama del mismo árbol le costó la vida a José Antonio Robles Belmonte, de 56 años, natural de Beniel y vecino del barrio del Infante.

 

 

Añadir nuevo comentario