ir a la portada de ELPajarito.es

Cáritas alerta de la “cronificación” de la pobreza, que han “heredado” 8 de cada 10 personas atendidas

Unos 10.000 de los atendidos en la Región de Murcia, del total de 79.500 en 2016, llevan más de tres años participando en programas de la entidad solidaria
Los responsables de Cáritas en la Región presentaron su Memoria Anual ayer una rueda de prensa

Cáritas atendió en 2016 a 79.500 personas en la Región de Murcia, una cifra que se mantiene estable con respecto a 2015, si bien la ONG católica alertó de la "cronificación de la pobreza", ya que unos 10.000 de los atendidos llevan más de tres años participando en programas de la entidad.

Así lo explicaron ayer jueves el director de Cáritas en la Región de Murcia, José Saura, y el secretario general de la organización, Juan Antonio Illán, en una rueda de prensa en la que presentaron la memoria anual correspondiente a 2016.

Según detalló, el año pasado Cáritas atendió a unas 25.300 familias murcianas, lo que equivale a casi 79.500 personas a través de una decena de programas diferentes de intervención social.

Aunque eso datos reflejan una "estabilización a la baja" en el número de atenciones, indicó Saura, el nivel de pobreza se incrementó provocando una situación de "cronicidad" que preocupa especialmente a Cáritas, pues unos 10.000 de los atendidos reciben asistencia desde hace más de tres años.

Heredar la pobreza

Además, 8 de cada 10 personas atendidas han "heredado" la situación de pobreza de sus padres e incluso abuelos, una situación de "transmisión intergeneracional" de la pobreza que preocupa muy especialmente a la entidad.

Para tratar de revertir esa situación, subrayó Illán, Cáritas está apostando fuertemente por su programa de Formación y Empleo, al que se destinó un 14% del presupuesto de la entidad, 1,2 millones de euros del total de 8,4 millones, un millón más que en 2015.

A través de este programa, Cáritas ofreció itinerarios de inserción laboral a más de 1.100 personas, más de 7.300 atenciones laborales individualizadas, casi 400 acciones de mejora de formación y empleabilidad, 23 acciones formativas desarrolladas y más de 1.200 colaboraciones con empresas y particulares para la gestión de ofertas de empleo.

Entre el 50 y 60% de los participantes en estos programas lograron acceder al mercado laboral, si bien Illán recordó que algunos de los programas no buscan una inserción directa, como es el caso de los de trabajo de mueble que se desarrollan en Cehegín, sino que son proyectos a largo plazo orientados a personas que llevan largo tiempo en situación de pobreza y que requieren de más apoyo para normalizar su situación.

Illán insistió en la importancia de esta programa así como los de apoyo social y desarrollo integral de las personas atendidas (al que se destinó más de medio millón de euros) para poder promocionar a las personas y ofrecerles una situación digna una vez que se han cubierto sus necesidades básicas, puesto que aunque "se atiende a menos gente, se hace durante más tiempo y con más intensidad".

No obstante, el programa de acogida y atención de base sigue siendo el de mayor montante de la ONG, con el 30,4% del presupuesto (unos 2,2 millones), y a través del cual se atendieron a unas 24.000 personas entre las acciones de base, los economatos, los comedores y el servicio de ropería.

Infancia y familia

El segundo programa al que más recursos se destinan, un 19% del presupuesto total (1,5 millones) es el de infancia y familia, con cerca de 1.900 participantes a los que se da principalmente apoyo escolar y actividades de ocio en unos 40 puntos de la región.

Además, Cáritas cuenta en la región con un programa de vivienda que da asistencia a en torno a un centenar de personas en viviendas de acogida, más de 600 personas sin hogar, y un centenar de residentes en chabolas, además de prestar asistencia a personas en riesgo de desahucio.

Asimismo, existe un programa de atención a reclusos y ex reclusos, otro de asesoramiento especializado a inmigrantes en situación irregular y un de cooperación internacional a través del que se han aportado unos 32.000 euros para colaborar con Cáritas en Siria.

Por último, Saura pidió a las administraciones públicas que se comprometan con el cumplimiento del Pacto Regional contra la Pobreza, que consideró un importante instrumento que se debe poner en valor para paliar la situación de pobreza que sufre la comunidad autónoma.

Añadir nuevo comentario