ir a la portada de ELPajarito.es

La crisis en los Centros de Internamiento de Extranjeros suscita las criticas en el modelo

Los motines y fugas en los CIES durante el último año, con especial relevancia en el de Sangonera, han llevado a partidos políticos y Defensora del Pueblo a llegar a cuestionar el sistema

El funcionamiento de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) ha vuelto a ser cuestionado tras la fuga de más de un centenar de internos, la mayor parte de ellos en Murcia (81), y varios motines ocurridos en los últimos meses. Y es que el debate sobre la eficacia e idoneidad de estos lugares se ha reabierto. 

Por su parte, el Ministerio del Interior defiende que los CIE son eficaces y necesarios, no obstante el ministro, Juan Ignacio Zoido, admite que «pueden y deben mejorar», por lo que ha anunciado que impulsará la creación de un grupo de trabajo integrado por distintos ministerios, ONG y partidos para diseñar otro modelo.

Por otro lado, la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, cuestiona las condiciones de estos centros, sobre los que afirma que existen «muchas deficiencias», y reclama al Gobierno que habilite más presupuesto para mejorar sus instalaciones, así como una «mayor cobertura sanitaria». 

Asimismo, García de Dios,el juez de control del centro madrileño de Aluche y que más incidentes ha registrado en el último año, pide el cierre de estos centros de «sufrimiento y espacios de opacidad e impunidad policial». 

Así, enmedio de este marco, el Partido Popular ha mantenido en el Congreso de los Diputados que estos centros ofrecen un trato «apropiado» y que no se vulneran los derechos humanos, además de defender su papel en el desarrollo efectivo de políticas para el retorno de los inmigrantes.

Mientras tanto, los partidos en la oposición plantean cambiar el modelo actual, como es el caso del PSOE, que incluyó en el programa presentado durante las últimas elecciones la propuesta de «modificar» el reglamento que rige su funcionamiento.

Unidos Podemos, entre sus propuestas para la inmigración, exige la clausura de estos centros y la agilización de los procesos para la concesión de asilo como alternativa.

Por último, Ciudadanos pide una política unificada con la Unión Europea en la que la agencia Frontex asuma el control de la inmigración para todos los países comunitarios.

CIES Sangonera la Verde

En el caso del Centro de Extranjeria de Sangonera la Verde (CIE), medio centenar de policías nacionales llegados de Madrid refuerzan desde hace semanas la vigilancia para evitar que se repitan altercados como los vividos en noviembre.

Pese a que desde el  Sindicato Unificado de Policía (SUP) insisten en la necesidad de incrementar la plantilla de agentes adscritos al centro de forma permanente,  la presencia policial en el centro ha crecido desde hace días como consecuencia de la llegada a la pedanía murciana de las Unidades de Intervención Policial (UIP). Así, con la incorporación de estas unidades se ha pasado de seis agentes por turno a unos treinta.

Otros centros también han sido motivo de polémica. Entre ellos se encuentran el de Zona Franca de Barcelona, que abrió sus puertas en julio tras más de medio año de cierre pese a la oposición de la alcaldesa, Ada Colau, o el de Sangonera la Verde, en Murcia, donde se han registrado fugas y motines, con agresiones a los policías.

 

Añadir nuevo comentario