ir a la portada de ELPajarito.es

El lema ‘No a la guerra’ vuelve a escucharse en Murcia en apoyo a los refugiados

Numerosas personas apoyan a los refugiados sirios en las calles de Murcia.

Al igual que en otras ciudades de España el pasado sábado (Madrid, Barcelona, Sevilla y Logroño), varios cientos de personas –unas 300– se manifestaron este sábado en Murcia contra las guerras y por el derecho de asilo de los refugiados que llegan a Europa procedentes de Siria y de otros países en conflicto bélico como Afganistán, Eritrea y otros lugares del África subsahariana.

Bajo los lemas “Vergüenza de la UE” y “Solidaridad con los refugiados”, la manifestación convocada por el Foro Social de la Región y apoyada por algunas formaciones políticas como Cambiemos Murcia y diversos colectivos sociales y sindicales, discurrió desde la Plaza Fuensanta por la Gran Vía hasta la Delegación del Gobierno en la avenida Teniente Flomesta, donde se leyó un manifiesto.

La marcha reclamó al Ayuntamiento de Murcia que declare al municipio como “ciudad refugio”; a la Comunidad Autónoma, la concreción y puesta en marcha de medios de ayuda; y al Gobierno de España, el cumplimiento inmediato de los tratados internacionales sobre asilo que nuestro país tiene suscritos.

El manifiesto leído ante la Delegación del Gobierno considera "vergonzoso" que la UE se muestre incapaz de acoger en condiciones dignas a los que huyen de la guerra y exigen que, "de manera inmediata, se aumenten los medios necesarios para dar una respuesta adecuada a las personas que llegan buscando protección. Insta a los Estados e instituciones europeos a hacer valer los derechos humanos y cumplir "escrupulosamente" los tratados internacionales que amparan a los refugiados y desplazados.

En el resto de España, numerosas ciudades –Málaga, Gijón, Mérida y Las Palmas, entre otras– celebraron el domingo concentraciones y manifestaciones por la misma causa. En Ciudad Real, la Plataforma de Refugiados publicó un manifiesto que reclama una respuesta solidaria masiva de la sociedad. También ayer, la Asociación Jóvenes Musulmanes de España inició una campaña para crear un registro de familias interesadas en acoger en casa a refugiados sirios.

El alcalde de Torrevieja (Alicante), José Manuel Dolón, de Los Verdes, ha decidido donar los 3.601,50 euros que ha cobrado desde que fue investido, el pasado 13 de junio, a asociaciones que trabajan a favor de los refugiados. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la de París, Anne Hidalgo, han reclamado a los ministros de Justicia e Interior de la UE, que se reúnen este lunes, que ayuden a las ciudades para acoger a los refugiados y garantizar el derecho de asilo.

Carta de Médicos Sin Fronteras a la UE

La organización Médicos Sin Fronteras ha enviado una carta a los Jefes de Estado de la Unión Europea en la que les insta a facilitar el un acceso seguro y legal para que los refugiados puedan llegar a Europa. Este lunes habrá una reunión del Consejo de Justicia e Interior de la Unión Europea donde se discutirá un plan de acción para hacer frente a la actual situación de los refugiados en Europa. Médicos Sin Fronteras reclama que pongan fin a las políticas que, hasta ahora, han convertido en una tragedia humana en playas, fronteras, andenes y autopistas el paso de refugiados por Europa. Este es el contenido de la misiva, personalizada para cada uno de los jefes de Gobierno:

"Le enviamos hoy esta carta junto con un chaleco salvavidas que perteneció a una de las 15.000 personas que han sido rescatadas en el Mediterráneo desde el pasado mes de mayo por Médicos Sin Fronteras (MSF). Este chaleco salvavidas es de mala calidad, pero era la única seguridad con la que contaba ese hombre, esa mujer o ese niño mientras intentaba cruzar el mar para llegar a Europa.

A veces, en estos chalecos, se pueden leer oraciones, o números de teléfonos de familiares y amigos con los que contactar en caso de que no lo logren.

Este chaleco nos recuerda que las personas que emprenden estos viajes son plenamente conscientes de los riesgos que asumen, y nos muestra la desesperación que deben sentir para exponerse, tanto a sí mismos como a su familia, a ese gran peligro.

Desde MSF estamos tratando las consecuencias médicas que esta clase de viaje provoca en las personas: hipotermia y deshidratación; pero también condiciones agudas que requieren evacuación médica, tales como shock séptico, neumonía y heridas causadas por el abuso y la violencia...

Estamos intentando mejorar las condiciones de vida de las personas varadas en Grecia, Italia, ARYM y Serbia. Pero todo nuestro trabajo solo es un parche que tapa los vacíos dejados por estados que no están dispuestos a cumplir con sus responsabilidades o no son capaces de hacerlo.

Muchas de las personas que rescatamos huyen de la guerra, la opresión y la tortura; otras, de la pobreza, la persecución y las violaciones de los derechos humanos. Todas ellas quieren una vida mejor y más segura. Pero sus rutas de salida cada vez son más escasas, ya que los países que acogen refugiados, como el Líbano, Turquía y Jordania, están desbordados.

El mundo se enfrenta a la peor crisis de desplazados desde la Segunda Guerra Mundial. El conflicto en Siria no muestra signos de mejora.

Sin embargo, Europa está cerrando sus fronteras. Las categorías “migrante”, “refugiado” o “solicitante de asilo” no describen de manera adecuada o justa la realidad que empuja a estas personas a embarcarse en un largo y peligroso viaje. Cada persona tiene una historia diferente por la que se ha visto obligada a arriesgar su vida para llegar a Europa. Si una persona necesita cuidado médico, comida, agua o cobijo, debe recibir esa asistencia sin importar su estatus legal.

Cuando los ministros se reúnan otra vez este lunes en una nueva cumbre sobre la llamada "crisis migratoria", tengan en cuenta que las decisiones adoptadas hasta la fecha en las cumbres anteriores han fracasado en el intento de mejorar esta situación.

Incluso algunas medidas la han empeorado: las vallas y la recogida forzosa de huellas dactilares solo provocan que la gente busque rutas clandestinas y cada vez más peligrosas.

Celebramos la reciente decisión de algunos estados miembros de la UE de abrir sus fronteras y ayudar a frenar el sufrimiento de aquellos que cruzan el continente por vía terrestre; pero se siguen perdiendo vidas en el mar, en la parte trasera de los camiones y en los campamentos donde la gente vive en condiciones inaceptables en el corazón de la Unión Europea.

Es hora de poner fin a estas políticas de freno. Han convertido una afluencia previsible y manejable de personas que huyen para sobrevivir en una tragedia humana en las playas, las fronteras, los andenes y las autopistas de Europa. Están poniendo en peligro el derecho a solicitar asilo. El enfoque actual de “no-recepción” y cierre de fronteras está causando muerte, daños y caos.

Europa tiene ante sí un número creciente de personas que buscan asistencia y protección. Son solo una pequeña parte de los millones de personas que huyen de un sufrimiento intolerable. No importan los obstáculos, van a seguir viniendo. No tienen otra opción. Las políticas actuales son insostenibles a la hora de gestionar esta situación.

La única manera de que Europa pueda evitar que esta crisis empeore en su territorio es intentar acabar con los contrabandistas, proporcionando una alternativa segura, legal y gratuita de entrada. Le pedimos que proporcionen una ruta segura. El cruce tanto de fronteras marítimas como terrestres debe ser autorizado a los solicitantes de asilo que llegan a la UE o que ya están en ella.

Se deben poner en marcha con urgencia todas las formas de acceso legales que permitan a los refugiados llegar a Europa, y hay que encontrar soluciones eficientes para reubicar a los solicitantes de asilo de un Estado miembro de la UE a otro.

Se debe ofrecer acceso a unos procedimientos de asilo coherentes, así como asistencia en los puntos de entrada, por toda Europa y a lo largo de las rutas migratorias. A la llegada de los refugiados, hay que proporcionar un registro rápido y una protección temporal. Deben crearse vías de migración legales y ofrecerse condiciones de acogida dignas para todos.

Hay que conseguir que este chaleco salvavidas sea innecesario y sustituirlo por alternativas humanas y dignas."

 

Añadir nuevo comentario