Lunes, 27 Febrero, 2017 - 01:44
ir a la portada de ELPajarito.es

El 'muelle', una peligrosa práctica sexual cada vez más extendida entre los jóvenes

Este comportamiento sexual puede conllevar la transmisión de enfermedades, embarazos no deseados o vaginismo, ya que la mayoría de las veces se realizan sin preservativo

La autoridades sanitarias de Madrid han dado la voz de alerta ante la peligrosa práctica sexual que está poniendose de moda entre los adolescentes. Y es que el denominado "juego del muelle" o "ruleta rusa sexual" entre los jóvenes más que un juego es una práctica que consiste en que varios chicos se sientan desnudos mientras que las chicas se ponen encima de ellos, forzando la penetración sin preservativo durante treinta segundos; cambian de pareja y repiten la operación hasta dos veces; pierde el chico que eyacula primero.

Esta disparatada práctica ha disparado los casos de embarazos no deseados y casos de enfermedades venéreas entre jóvenes. El primer caso conocido en España tuvo lugar hace unos meses en un piso de Fuenlabrada, en Madrid. En un vídeo que circula por las redes sociales, se puede ver a varias chicas desnudas de cintura para abajo. Asimismo, según publica El Confidencial, el primer caso a nivel mundial de 'juego del muelle' se identificó en la ciudad colombiana de Medellín, donde una joven de 14 años quedó embarazada tras 'jugar' al carrusel. La adolescente confesó en un periódico local que nunca pensó quedarse en cinta, pero finalmente la relación sexual que mantuvo derivó en un estado de gestación. En los hospitales de Colombia los médicos hablan de cuatro menores embarazadas en 2016 por esta práctica.

Desgarros y heridas

Durante el 'juego del muelle' la penetración se realiza sin excitación, por lo que las chicas están expuestas a padecer vaginismo. Esta disfunción sexual se caracteriza por los espasmos de los músculos que rodean la vagina, provocando que la relación sexual sea dolorosa y, en ocasiones, imposible de llevar a cabo. Al no lubricar por no tener estímulos previos, se pueden producir desgarros y heridas en los órganos sexuales motivados por la penetración.

Además, aunque ellos usen preservativo, son ellas las que van cambiando de pareja, entrando en contacto con las secreciones de las demás, por lo que pueden darse casos de sida, hepatitis C, sífilis, gonorrea o virus del papiloma humano (VPH).

Añadir nuevo comentario