ir a la portada de ELPajarito.es

Organizaciones ecologistas y vecinos exigen paralizar el dragado y vertido de arenas en el Mar Menor

Ambos consideran que "debe paralizarse esta regeneración dado que las playas receptoras no deberían seguir contaminándose con más arena no apta"
Los dragados para regenerar las playas perjudicarán aún más la delicada situación de este ecosistema. (Foto: EFE/David Verdiell)

Ante el resultado de las analíticas de las arenas extraídas en Marchamalo y El Estacio, vecinos y ecologistas han exigido la paralización del dragado y vertido en el Mar Menor, pidiendo que se respete el rechazo a estas regeneraciones con maquinaria pesada que el propio Comité Científico mostró en uno de sus informes.

Según han explicado los ecologistas en un comunicado, estas obras "se realizan en canales de conexión entre el Mar Menor y el Mediterráneo aumentando su conectividad, algo que también se ha destacado como impacto negativo para la laguna salada”.

Asimismo, las asociaciones han denunciado que "por si esto no fuera suficiente, se ha obviado el preceptivo estudio serio y riguroso sobre los impactos ambientales de los dragados, y los impactos del vertido y allanado de dichos sedimentos en las playas de destino, y su efecto sobre el gravemente afectado ecosistema del Mar Menor, y concretamente sobre los espacios y especies protegidos”.

Las asociaciones Pacto por el Mar Menor, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca, la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y Ecologistas en Acción considera que “los dragados han sido precipitados y sin estudios previos” dado que, si se hubieran realizado, “se habría detectado el carácter no apto para su uso de esos sedimentos por exceso de metales pesados y, en alguno de los puntos por contaminación microbiana”.

Además, vecinos y ecologistas consideran que "debe paralizarse esta regeneración dado que las playas receptoras no deberían seguir contaminándose con más arena no apta" y que "habría que aclarar si son playas realmente aptas para el uso turístico recreativo por motivos de salubridad de sus arenas. Desconocemos hasta qué punto se está estudiado este extremo por parte de las administraciones competentes”.

Por todo ello estos colectivos exigen que las administraciones “nos informen sobre qué acciones se han derivado tras los estudios recientes de investigadores de la UPCT que mostraban la presencia de metales pesados en los sedimentos del Mar Menor”.

“En concreto queremos saber si la administración ha hecho una caracterización por zonas de los sedimentos sumergidos y de las arenas de las playas del Mar Menor. También, si se han detectado niveles no aptos de metales pesados o de cualquier contaminante de los ya descritos en estudios sectoriales previos (como productos fitosanitarios, glifosato, antibióticos o cualquier otra sustancia potencialmente nociva para la salud) que impidan su uso turístico/recreativo. También, si se están haciendo campañas de análisis periódicos para estudiar la evolución y movimiento de los metales pesados en los sedimentos de la laguna salada”, han señalado.

Para finalizar, los ecologistas han anunciado que solicitarán una reunión urgente entre las organizaciones y las administraciones implicadas, como son la Demarcación de Costas y la Oficina de Impulso Socieconómico del Medio Ambiente “, cuyo objetivo es que "se les facilite de primera mano la información requerida así como sobre las posibles acciones que se derivan de la misma”.

Añadir nuevo comentario