ir a la portada de ELPajarito.es

Una mujer que alertó a la Policía tras escuchar un crujido del ficus de Santo Domingo evitó la tragedia

La zona fue desalojada inmediatamente, resultando sólo herida leve una chica de 16 años y otras dos personas han sido atendidas 'in situ' por crisis de ansiedad
El ficus se desplomó sobre la una de la tarde

Una mujer que paseaba por la plaza de Santo Domingo justo antes de que cayeran varias ramas del ficus centenario fue la que dio la voz de alarma a la Policía Local al escuchar un crujido del árbol, siendo desalojada la zona inmediatamente, resultando sólo herida leve una chica de 16 años.

La joven fue trasladada al hospital 'Reina Sofía' con heridas de carácter leve y otras dos personas han sido atendidas 'in situ' por crisis de ansiedad.

El 112 recibía llamadas informando de la caída del árbol a las 12.51 horas que indicaban que, bajo la rama caída, había personas atrapadas.

Al lugar se movilizaron patrullas de la Policía (Local y Nacional) bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Murcia, ambulancias y personal sanitario de la Gerencia de Urgencias y Emergencias Sanitarias del Servicio Murciano de Salud, así como mimebros de Protección Civil de Murcia y auxiliares de Intervención en Emergencias de la Dirección General de Seguridad Ciudadana y Emergencias.

El Centro de Coordinación de Emergencias, por su parte, alertó a las puertas de urgencias de los hospitales de Murcia ante la posibilidad de que hubiera multitud de personas heridas.

Hace 17 años en ese mismo punto falleció un hombre que también paseaba por allí cuando cayó una gran rama del ficus, lo que motivó la colocación meses después de una gran valla metálica perimetral que en esta ocasión nada pudo hacer para evitar que las terrazas cercanas se vieran sorprendidas por la caída.

Casi medio centenar de personas, entre bomberos, policías, técnicos municipales y voluntarios de Protección Civil, acudieron al lugar nada mas recibir el aviso de la caída de las ramas poco antes de las 13 horas y una hora más tarde certificaron que no había ningún herido bajo las ramas.

Multitud de curiosos se acercaron al lugar a pesar de que Protección Civil había recomendado que por seguridad nadie se aproximara a la plaza de Santo Domingo, y entre las personas que se personaron se encontraba el alcalde, José Ballesta, y el delegado del Gobierno, Antonio Sánchez Solís.

El árbol se plantó en el año 1893 en una plaza que durante la Guerra Civil albergó un refugio antiaéreo y en uno de los parterres próximos al ficus se encuentra el busto de Ricardo Codorníu, responsable de las repoblaciones de Sierra Espuña a finales del XIX.

Las altas temperaturas son las causantes de este tipo de caídas de ramas, como la ocurrida el pasado martes en la calle Cartagena de Murcia.

Añadir nuevo comentario