ir a la portada de ELPajarito.es

psicologia

22/04/2015

Durante la etapa de la 'terquedad', que tiene lugar entre los 2-3 años, el niño necesita retar a los padres para avanzar en su desarrollo y alcanzar su independencia, lo que, a veces, genera conflictos "que son normales". Esta etapa con cambios cognitivos y madurativos producen alteraciones en el comportamiento. Según explica a Europa Press la psicóloga infantil murciana Esther Egea, que acaba de publicar los libros, 'Educar' y 'Disciplina', esta es la etapa del no o "déjame a mí", sin embargo si estos conflictos son muy frecuentes y se convierten en un patrón de desobediencia diaria, a la que saca partido y en la que los padres pierden el control, "estaríamos hablando de un problema que necesita ser tratado".